Aunque no lo creas, maldecir tiene muchos beneficios para la salud, según el psicólogo Richard Stephens de la Universidad de Keele, Inglaterra. Por medio de estudios, el experto señaló que decir malas palabras alivia más rápidamente el dolor, y explica sobre este interesante fenómeno.

¿Últimamente qué ha descubierto?

– Hemos demostrado que maldecir es una forma de lenguaje emocional, un modo de expresión más demostrativo. Nuestra última prueba señaló cómo la agresión también puede ayudar a aliviar el dolor. Unos voluntarios jugaron videojuegos violentos y otros simuladores de golf, y después vi cuánto tiempo ellos podrían mantener sus manos en el hielo. Las manos de los voluntarios que jugaron videojuegos agresivos permanecieron más tiempo en comparación con los otros.

¿Cuáles son los efectos de maldecir?

– Alivia el dolor, pero potencialmente disminuye el estrés. Un investigador encontró que decir palabras altisonantes altera el estado de ánimo y reduce la irritación. El grupo de investigación analizó si ser emocional puede ayudar a decir malas palabras, lo cual probamos con un test de fluidez de cuántas palabras los voluntarios podrían decir en un minuto.

Así que, ¿quiénes son los mejores maldiciendo?

– Sabemos que algunas personas son más fluidas que otras. También analizamos el género, la edad, la clase social etcétera... Las mujeres son las que menos dicen groserías y la gente de clase trabajadora es la que más las utiliza.

¿Cuántas veces debemos maldecir para obtener mayores beneficios?

– No hay ningún manual. No sé si podría haber una cantidad diaria recomendada.

¿La sociedad necesitaría aceptar nuestro derecho a maldecir en lugares poco recurrentes, es decir, en la iglesia, la escuela, etcétera?

– Creo que las actitudes están cambiando, ya que no habría podido investigar esto, sino hace poco. A nadie le gusta maldecir cuando hay niños presentes, pero es razonable sugerir que lo hacemos cuando lo necesitamos. En la actualidad, la situación ha cambiado.